Log in Subscribe

Se oculta el riesgo de cáncer de colon en sus genes?

Posted

(BPT) - Wenora Johnson, tres veces sobreviviente de cáncer, habla sobre lo que ha aprendido sobre el cáncer de colon hereditario:

Muchos de nosotros conocemos a alguien que ha combatido el cáncer colorrectal. Es la segunda forma más mortal de cáncer y afecta cada año a unos 150,000 estadounidenses. Pero no siempre ataca al azar: hasta el 10% de los pacientes con cáncer colorrectal tienen una mutación genética heredada que lo provocó. Esto lo sé, porque yo fui uno de ellos.

La mayoría de las personas diagnosticadas con cáncer colorrectal tienen al menos 65 años, pero yo tenía solo 45 cuando los médicos descubrieron mi cáncer, y creían que había estado creciendo dentro de mí al menos durante una década. Como hago ejercicio(s) regularmente y mantengo una dieta saludable, me sorprendió el diagnóstico. Mis médicos y yo asumimos que era simplemente un caso de mala suerte.

Me sometí a una cirugía y tres meses de quimioterapia, que curaron mi cáncer. Durante unos años, creí estar a salvo. Lo que no sabía era que también padecía el síndrome de Lynch, la causa más común de cáncer­ colorrectal hereditario en personas menores de 50 años.

¿Qué es el síndrome de Lynch?

Se cree que aproximadamente un millón de estadounidenses tienen síndrome de Lynch, pero solo del 5 al 10% sabe que lo padece. La enfermedad, causada por una mutación genética que se transmite sin saberlo de padres a hijos, aumenta las posibilidades de contraer más de una docena de tipos de cáncer, especialmente el colorrectal y el endometrial (uterino). A menudo, los afectados tienen antecedentes familiares de cáncer y son diagnosticados a una edad más joven que el promedio.

Aparte del fallecimiento de mi madre a consecuencia del cáncer cerebral, nunca tuve señales de advertencia de que el síndrome de Lynch estuviera presente en mi familia. Sin embargo, poco después de mi propia batalla contra el cáncer en 2011, mi hermano de 41 años fue diagnosticado con cáncer colorrectal en etapa 4. Más tarde, mi tía nos reveló que mi abuela había muerto de cáncer colorrectal a los 38 años. A la luz de esta nueva información, mi oncólogo recomendó que me sometiera a pruebas genéticas, gracias a las cuales descubrí que tengo el síndrome de Lynch.

Prevención y detección temprana del cáncer

He escuchado a varias personas decir que no quieren hacerse pruebas genéticas porque no hay forma de prevenir el cáncer hereditario, y por lo tanto, es mejor no saberlo. Pero eso no podría estar más lejos de la verdad.

Alrededor del 90% de las personas cuyo cáncer colorrectal se descubre y se le da tratamiento temprano están vivas cinco años después. La edad recomendada para comenzar la detección del cáncer colorrectal para la persona promedio es de 45 años. Sin embargo, en el caso de los que padecemos el síndrome de Lynch, a esa edad ya es demasiado tarde.

A muchas personas con síndrome de Lynch se les diagnostica el cáncer por primera vez a los 30, o incluso a los 20 años. Hace poco hablé con un padre, Junius Nottingham, que perdió a su hijo de 30 años a causa de un agresivo cáncer colorrectal y hepático. Si su hijo, Jeremy, hubiera sabido que tenía el síndrome de Lynch, probablemente sus proveedores de atención médica lo habrían referido a hacerse colonoscopias regulares a partir de los 20 años, una decisión que podría haberle salvado la vida. Lo mismo ocurre con mi hermano, quien finalmente murió de cáncer colorrectal el año pasado a la edad de 52 años.

Las mujeres cuentan con opciones adicionales para salvaguardar su salud. El síndrome de Lynch tiene una probabilidad del 15 al 55% de provocar cáncer de endometrio, y los médicos generalmente recomiendan que a las pacientes se les extirpen los ovarios y el útero a los 35 años. Cuando descubrí que tenía el síndrome de Lynch, ya había pasado 15 años de esa fecha límite, así que programé el procedimiento de inmediato, y no fue demasiado pronto. Cuando los cirujanos observaron mi útero, descubrieron que ya tenía cáncer de endometrio en etapa 1. Afortunadamente, no necesité más tratamiento porque el cáncer se extirpó en una etapa muy temprana, pero tuvo la oportunidad de propagarse.

¿Podría correr un mayor riesgo?

Si usted o un pariente cercano ha sido diagnosticado con cáncer colorrectal o endometrial, especialmente a una edad más joven que el promedio, podría ser una señal de que el síndrome de Lynch es hereditario en su familia. Si está pensando en la utilidad de hacerse la prueba, FORCE, siglas de Facing Our Risk of Hereditary Cancer Empowered (Cómo enfrentar empoderados nuestro riesgo de cáncer hereditario) le proporcionará información actualizada y una lista de preguntas para ayudarle a decidir si la asesoría genética le resulta conveniente.

Si no corre ningún riesgo, pero conoce a alguien que sí podría enfrentarlo, hable con esa persona sobre el síndrome de Lynch y la importancia de conocer los antecedentes de cáncer en su familia. Como marzo es el Mes de Concientización sobre el Cáncer Colorrectal, es el momento perfecto para proporcionar conocimientos que podrían salvar vidas.



X